News & media

Amadix participa en el ”Seminario sobre el sistema de la patente unitaria” organizado por Bird&Bird en Madrid

Miguel Ángel Martínez, Responsable de Propiedad Intelectual de Amadix, fue invitado por Bird&Bird a participar en la “Mesa redonda: Estrategias ad hoc según el sector empresarial” el pasado 2 de Julio de 2014 en Madrid. Las principales conclusiones del seminario se exponen a continuación.

En relación a la patente unitaria (PU) se podrían enumerar una serie de ventajas como son: simplificación administrativa (una única patente europea cubriría 25 países); ahorro de costes fundamentalmente en traducciones (aunque hay que tener en cuenta que actualmente también existe el London Agreement que exime al solicitante de presentar traducciones en países con una lengua oficial que coincida con las lenguas oficiales de la EPO, y en otros casos sólo es necesario traducir las reivindicaciones); reducción de honorarios administrativos de los agentes de patentes al tener que gestionar un único expediente; disminución de los honorarios de las empresas encargadas del pago de anualidades al centralizarse el pago en la EPO; mayor versatilidad en el procedimiento al contar con una vía nueva para proteger las invenciones; y mayor probabilidad de transferencia del proyecto al haberse protegido por defecto en 25 países. Sin embargo, la PU también genera dudas o inconvenientes entre las que se encuentran: desconocimiento en la actualidad del precio de las anualidades (es posible que se encuentre entre 3-5 veces las actuales, lo que compensaría únicamente en el caso de validar en más de 3-5 países); menor flexibilidad y mayor riesgo al no disponer de un juego de  reivindicaciones adaptado a cada país lo que podría hacer, por ejemplo, que los national prior rights, que actualmente sólo afectan a la patente europea al país donde existen, terminen anulando la PU al completo; y por último, la necesidad de validar presentando una traducción en los países que finalmente no se acojan a la PU.

En cuanto al nuevo Tribunal Unificado de Patentes (TUP), es posible asimismo identificar una serie de ventajas como por ejemplo la centralización de litigios, evitando litigar en cada país; reducción de costes respecto al enforcement en cada país; reducción del número de oposiciones en la EPO al tener un sistema de revocación centralizado; eliminación del riesgo de que existan juicios contradictorios en cada país; existencia de unas reglas de procedimiento y una jurisprudencia armonizada; y posibilidad de juicios más rápidos y de mayor calidad al estar gestionados por jueces altamente cualificados. Sin embargo, el TUP también genera, entre otras, las siguientes dudas: inseguridad jurídica por el desconocimiento actual sobre la forma de funcionar; aumento del coste de los litigios; necesidad de litigar en un idioma diferente al nativo y, la más importante,  imposibilidad de litigar país por país pudiendo mantener la patente al menos en algunos países.

Conclusiones: la PU y el TUP se plantean con el objetivo de reducir los costes post-concesión de las patentes europeas y fortalecer la seguridad jurídica de los solicitantes y terceras partes. Sin embargo, aunque a simple vista se pueden observar una serie de ventajas, el análisis más detallado de la propuesta genera varias dudas e incluso plantea varios inconvenientes. Se estima oportuno estudiar caso por caso cada proyecto y la conveniencia de utilizar para el mismo la vía de la PU o continuar con el sistema actual. Así, una vez decididos los países donde se quiere validar la patente europea, sería importante plantearse si la PU supondría un ahorro de costes teniendo en cuenta el London Agreement, estudiar si atendiendo al número de países elegido nos podríamos beneficiar de un ahorro en tasas anuales y plantearse si alguno de los países elegidos no es firmante de la PU. Sólo entonces podremos tener la respuesta sobre la vía más rentable.